Los 10 Principales Cuidados de la Armónica

 

A continuación vemos los 10 cuidados más importantes a tener en cuenta para prolongar la vida útil de nuestra armónica:

1. Nunca toquen la armónica si estan con comida en la boca, masticando algo o con algún líquido. Hay que mantener la cavidad bucal lo menos húmeda posible, para evitar que dicha humedad ingrese en la armónica y acorte su vida útil. Además de esta manera se facilitará la ejecución. Una forma de dejar bastante seca la boca antes de tocar es por ejemplo masticar un chicle por un rato o sino lavarse los dientes.

2. No es conveniente sumergir la armónica en agua u otro líquido por un tiempo muy prolongado (esto se acostumbraba a hacer cuando las armónicas venían solo de peine de madera). Esto es tremendamente perjudicial, sobre todo para aquellas armónicas que tienen el cuerpo o peine de madera (por ej. Hohner Marine Band). Es cierto que estas armónicas se hacen más herméticas, al hincharse la madera con el agua, sellando en mayor medida la distancia entre el peine y las placas de lengüetas, obteniéndose con el mismo esfuerzo un volumen más alto que el original. Sin embargo, no sólo se deforma el cuerpo o peine de la armónica, llegándose a agrandar más unas celdas que otras, lo cual afecta la ejecución, sino también su vida se acorta, ya que además se acelera el proceso de corrosión del metal (de las lengüetas y de las placas que contienen las mismas).

3. Siempre luego de tocar, hay que golpear la armónica contra la palma de la mano con las celdas mirando hacia abajo, por lo menos durante un minuto, para remover toda la humedad o restos de saliva que haya quedado en el interior del instrumento.  Luego de esto, es necesario pasar sobre las cubiertas y también  sobre la superficie que se toca, una tela fina y suave (por ej. un pañuelo), el tiempo que sea necesario hasta que notemos que al deslizar un dedo sobre las cubiertas, éste hace fricción o le cuesta deslizarse. Esto nos indica que ahí sí podemos guardarla en su estuche correspondiente.

4. Al guardar la armónica (que está dentro de su estuche), debemos mantenerla en un lugar que sea lo más seco posible y lo más alejado del polvo que se pueda, esto último sobre todo para las armónicas que vienen con estuches ventilados o abiertos (como la Hohner Blues Harp MS). Un buen lugar para guardar la armónica podría ser por ejemplo un cajón pequeño de un escritorio o un maletín (existen maletines especiales para guardar y transportar armónicas). Recordar que los dos peores enemigos de la armónica son la humedad y el polvo. Obviamente las armónicas con peine de madera son las más afectadas por la humedad.

5. Nunca hay que tocar a un volumen muy por encima de lo normal. No se requiere de demasiado aire para producir una nota. Tocar a un volumen muy alto, en forma periódica, no sólo daña a las lengüetas acortando su vida útil, ya que en menor tiempo se van a desafinar porque se acelera el proceso de fatiga del metal, sino que también dificulta la ejecución en gran medida. Otro aspecto que hay cuidar mucho para evitar la posible desafinación prematura de las lengüetas es tratar de no exponer la armónica a cambios bruscos de temperatura. Esto significa por ejemplo que cuando sacamos la armónica de su estuche y la agarramos para practicar por primera vez es bueno,  antes de empezar a tocar, calentar un poco las lengüetas tocando suavemente las notas sopladas y aspiradas deslizándonos por la armónica  justamente para tratar de evitar cambios rápidos de temperatura que a la larga aceleran el proceso de fatiga del metal de las lengüetas. Relacionado con esto, no es aconsejable tocar la armónica al aire libre cuando la temperatura externa es bastante inferior a la nuestra corporal (más de 20º C de diferencia).

6. No hay que prestar la armónica (por más que nos insistan). Esto es por dos razones fundamentales: en primer lugar por una razón de higiene porque se trata de un instrumento de viento (o sea de boca) lo que hace que además sea muy personal. En segundo lugar, cuando uno agarra por primera vez una armónica, si no tiene a alguien al lado (que sabe) que lo guíe en cuanto al volumen o intensidad del flujo de aire, éste puede no tener noción del mismo y esto como vimos es perjudicial para la armónica a largo plazo dado que se puede desafinar más rápidamente.

7. Mantener las celdas siempre limpias. Esto sobre todo para que el flujo de aire (exhalado e inhalado) entre y salga libremente a través de cada uno de los canales de aire, sin restricciones por restos resecos de saliva u otros restos que quedan y que incluso pueden llegar a bloquear el sonido de una lengüeta en caso que se alojen en el espacio de aire entre la lengüeta y la placa. Dichos restos podemos removerlos fácilmente y con cuidado usando un mondadientes, sin necesidad de desarmar la armónica.  En caso de que algún resto quede en el espacio de aire e impida la vibración de la lengüeta, tendremos que primero golpear la armónica contra la palma de la mano con las celdas mirando hacia abajo. Si aún persiste el problema, debemos desarmar la armónica, y sabiendo cual es la lengüeta que está obstruida, pasarle un pequeño trozo de papel por debajo de la lengüeta para tratar de removerlo. Si aún está bloqueada aconsejo hacerle una limpieza total a la placa (ver el cuidado nro. 9).

8. Limpieza parcial de la armónica. Esta es una limpieza superficial (sin desarmar la armónica) relacionada con el mantenimiento de las celdas limpias que vimos en el cuidado nro. 7 y que consiste en pasar un cotonete o hisopo mojado con éter sulfúrico (que es lo mejor) o sino alcohol, por cada una de las 10 celdas de la armónica, con cuidado sin hacer mucha presión hacia adentro. La otra limpieza típica y que hago más normalmente es remover con un mondadientes todos aquellos restos resecos de saliva que quedan adheridos a la parte interna de las celdas del peine.

9. Limpieza total de la armónica. En este tipo de limpieza la armónica se desarma completamente y es algo que puede hacerse una vez cada tres o cuatro meses (si tocamos la armónica periódicamente) o también cuando la armónica ya se vuelve incómoda al tocar. Es importante al momento de desarmar la armónica utilizar destornilladores adecuados, es decir, que calcen bien, como por ej. los que usan los relojeros (hay uno que es perfecto) si tiene cabeza “Phillips”, para no dañar la cabeza de los tornillos porque sino se haría luego complicado volver a desarmarla. Para el caso de esta limpieza total, aquí se limpian cada una de las piezas por separado. Es muy recomendable desarmarla totalmente porque podemos observar, mirando a la luz las placas de las lengüetas, si los pequeños espacios de aire alrededor de las mismas están totalmente libres de cualquier material que pueda obstruir en parte el flujo de aire. En el caso de que la armónica tenga peine de plástico (como por ej. la Hohner Special 20, Hohner Golden Melody, Tombo Lee Oskar, entre otras), lo que hacemos es limpiar todas las partes de la armónica: cubiertas, placas de lengüetas y peine, con agua (a temperatura ambiente) y jabón neutro, utilizando un cepillo de dientes (de cerdas medianas y que esté sin uso).  En este caso hay que tener especial cuidado cuando limpiamos las placas de lengüetas tratando de usar el cepillo sin hacer mucha presión sobre las mismas, sino apenas haciendo un movimiento suave y a lo ancho de las lengüetas  para que ninguna cerda del cepillo se meta en el espacio de aire entre las lengüetas y la placa. Una vez que limpiamos y enjuagamos todas las partes de la armónica (durante no más de cinco minutos ) secamos todo con una toalla, y para el caso del cuerpo o peine, dado que tiene lugares muy chicos para poder secar, podemos eliminar cualquier humedad o gotas que hayan quedado usando por ejemplo un secador de pelo. Para el caso de las armónicas de cuerpo o peine de madera como la Hohner Marine Band o la Hohner Blues Harp, no hay que lavarlo (porque el cuerpo absorbería el agua y se hincharía) lo que se hace es simplemente cepillar y si tuviera restos de saliva como dije en el cuidado nro. 8 removerlos con un mondadientes. Es importante, cuando desarmamos la armónica completamente para hacer la limpieza total, dejar las partes bien ordenadas como vemos en la foto de abajo. Yo personalmente, primero limpio las cubiertas metálicas, luego el cuerpo o peine y por último las placas de lengüetas. Tenemos que recordar que al armar las partes, la placa de las lengüetas sopladas van en la parte superior del peine con las lengüetas hacia adentro del mismo y las más largas (más graves) a la izquierda, y la placa de las lengüetas aspiradas en la parte inferior del peine con las lengüetas hacia afuera del mismo. Además todas las partes de la armónica deberán estar completamente secas previo al armado.  A continuación repasamos como quedan presentadas las partes cuando la armónica está desarmada completamente:

posición de todas las partes ordenadas

Disposición de las partes de la armónica para su limpieza total


10. No es conveniente utilizar limpia metales o pastas de pulir sobre las cubiertas metálicas. Con los productos limpia metales las cubiertas de todas las armónicas a la larga se van opacando (más aún si se trata de las armónicas económicas como por ej. las Hohner de procedencia china). Para recuperar el brillo de las cubiertas metálicas se puede utilizar bicarbonato de sodio. El procedimiento es tomar una tela o paño (que no deje pelusa), humedecerlo un poco (también puede aplicarse en seco) y sobre la cubierta poner una buena cantidad de bicarbonato y luego frotar un rato y de esa forma las cubiertas metálicas recuperarán el brillo.

  • Adolfo dice:

    Antes que todo agradecer que puedas darte el tiempo de compartir tu experiencia con los que estamos comenzando. Mi consulta es la siguiente; acabo de comprar una armónica cromática de 10 celdas marca Lübeck (no se que tal será la calidad) y estuve tocándola por una rato hasta que mi hija la tomó y se le cayó, luego de eso se obstruyó la ´primera celda (c) y suena muy desafinada; ¿qué pudo haber pasado y qué podría hacer para repararla?.
    De antemano gracias, saludos.

    • Hola Adolfo, mi fuerte no son las cromáticas sino las diatónicas de 10 celdas, pero te puedo decir que difícilmente se haya desafinado por haberse caído la armónica. Si la lengüeta tiene alguna obstrucción recomiendo que entres a mi canal de youtube (canal de lecciones de armónica) y veas mi video de cómo destrancar lengüetas. Saludos!

  • juan dice:

    hola bruno, gracias por toda la informacion y ayuda, quería preguntarte algo. hace unos dias compré una armonica y ahora hay un sonido metalico como un rechinido o algo al aspirar la celda 3 debe ser por saliva o algo pero ¿crees que deba abrir la armonica o limpiarla con un hisopo como mencionas en el punto 8?. Es una golden melody

    • Hola Juan, a veces puede pasar cuando está muy nueva la armónica aunque ese sonido metálico tipo “chirrido” es más común en el registro agudo. Si vez que siguen pasando los días y se mantiene ese sonido tendrías que desarmarla y ver bien a ver si no hay nada raro, de última una buena limpieza puede hacer desaparecer ese problema salvo que sea un defecto de fábrica, saludos!

  • >