Clases de Armónica online

Estoy ofreciendo clases personalizadas a través de Hangouts de 1 hora de duración cada una, con excelente calidad de audio y video. Pueden tomarse en forma separada o por módulos de 4 clases con una bonificación en su costo.

Las clases a través de videollamada son cada vez más utilizadas para enseñanza a distancia en general. Como lo he remarcado en varios artículos de mi página, la mejor forma de aprender a tocar un instrumento es con la ayuda de un profesor que te diga en el momento cuando estás haciendo las cosas bien y con un sistema de trabajo que exige necesariamente la práctica diaria.

En todos los casos, siempre ofrezco una prueba previa gratuita de media hora de duración para asegurarse que el sistema funciona correctamente. Los cupos son limitados.

Completa el formulario con tus datos

Testimonios

«Llevo ya 5 meses dando clases con Bruno. Partía de “0” y actualmente veo que progreso bien y lo más importante: cada vez me gusta más tocar la armónica. Buen profesor, muy estructurado y paciente, que transmite entusiasmo y confianza. Y, por supuesto, muy buen armonicista.»

Iñaki, País Vasco (España).

«Quería compartir con todos vosotros mi experiencia con Bruno como gran maestro de la Armónica Diatónica. Comencé allá por abril del 2016 con mis primeras clases de iniciación y fueron de muchísima utilidad. Posteriormente, en el 2018, tuve otras sesiones de perfeccionamiento y de mejora de algunas técnicas. Bendings, vibrato, etc. Bruno tiene un trato estupendo y una metodología muy amplia y depurada, adaptada a todos los niveles y para todo tipo de música, no solo blues. Con su ayuda y con mucha, mucha perseverancia, podréis llegar hasta donde os propongáis!! Os lo recomiendo al 100%!!»

Saludos,
José Miró Gallegos.

«Hola, mi nombre es Juan Francisco Ordóñez, soy Argentino de nacimiento pero he vivido una parte importante de mi vida en otros países. Llegué a la armónica diatónica después de transitar varios caminos, no muy relacionados entre sí, pero que un día me di cuenta que iban confluyendo de a poco. Sucede que me encanta pescar y me encanta la música. La pesca me llevó siempre a la soledad de lugares alejados y la música por su lado me llevó, siendo joven, a la guitarra criolla y al folklore Argentino. La búsqueda personal, las geografías y los sonidos se superponen a veces, y desde que tengo memoria me llamó la atención la génesis rítmica de las milongas y estilos de la zona sur de mi país, que algunos historiadores de la música han rastreado mucho tiempo atrás hasta el África. Cuando viví en Chicago descubrí de lleno el blues y la virtuosidad de esos guitarristas y armonicistas que con solo 3 acordes podían comunicar un mar de sentimientos, y encontré muchos puntos en común entre una milonga «surera» (como le decimos) y un blues (que curiosamente también hizo su viaje desde el sur del Mississippi hasta Chicago). Me enamoré del blues y cuando con el paso del tiempo (y la edad) me fue pareciendo que llevar mi guitarra conmigo en las salidas de pesca se me hacía más incómodo, me pregunté si no podría acercarme a la armónica… al fin de cuentas es muy fácil de llevar a todas partes, incluso arriba de un bote, y me permitiría unir todo lo que disfruto: pesca, agua, música. Si tan solo fuera igual fácil de aprender… y así fue que me crucé con Bruno, quien ha sido un amigo y guía invaluable para por fin perderle el miedo a la dificultad de la armónica y para superar las frustraciones propias del proceso de aprendizaje de un instrumento complejo a pesar de su simpleza y pequeño tamaño. Si estás leyendo esto con ganas de empezar a aprender a tocar la armónica, si te gusta la música no solo para escucharla sino como un camino de auto-descubrimiento, no lo dudes. Te deseo que encuentres un camino tan lindo como el que estoy transitando yo.»

¡Muchos éxitos!
Juan